• 40gr de aceite de oliva virgen extra
  • 4 ajos
  • 500gr de espinacas congeladas (descongeladas y bien escurridas)
  • sal
  • Bechamel:
  • 50gr de harina
  • 500gr de leche
  • 15gr de mantequilla
  • Nuez moscada
  • Pimienta al gusto
  • Resto:
  • 3 huevos
  • queso parmesano rallado o al gusto para gratinar.

Si con esta receta de espinacas a la crema no consigues que coman espinacas, entonces es que no lo conseguirás nunca, créeme. Esta receta hace que hasta los mas reticentes a esta verdura la coman con gusto porque queda muy cremosa y con la mezcla del huevo y el queso gratinado esta de chuparse los dedos. No tener thermomix no es una excusa os ponemos también la forma de hacerlo sin ella.

 

Elaboración tradicional:

1º En una olla ponemos medio vaso de aceite y cuando esté caliente sofreímos en él los dientes de ajo picados.

2º Cuando empiecen a dorarse añadimos las espinacas bien escurridas , dejamos cocinar unos minutos sin dejar de remover y entonces añadimos la harina y la sal, y rehogamos durante unos minutos.

3º Añadimos la leche, la mantequilla, la nuez moscada, la pimienta molida y la sal, y cocinamos removiendo de vez en cuando hasta que todos los ingredientes estén integrados y con aspecto de crema.

4º En una fuente una primera capa de espinacas a la crema, ponemos los huevos cascados en función del nº de comensales (2-3) y agregamos la última capa de espinacas. Espolvoreamos con queso rallado y gratinamos hasta que esté dorado.

Elaboración con thermomix:

1º  Ponemos en el vaso el aceite y los ajos y programamos 5 minutos, varoma, velocidad 3 y medio. Bajamos los restos de las paredes hacia las cuchillas.

2º  Añadimos las espinacas escurridas y la sal y programamos  5 minutos, varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.
3º  Añadimos a lo anterior la harina  y rehogamos 1 minuto, 100º y velocidad 2 y medio. Ponemos  la leche, la mantequilla, la nuez moscada y la pimienta y programa 7 minutos, 100º, velocidad 1 y medio.
4º  En una fuente una primera capa de espinacas a la crema, ponemos los huevos cascados en función del nº de comensales (2-3) y agregamos la última capa de espinacas. Espolvoreamos con queso rallado y gratinamos hasta que esté dorado.