• Ingredientes:
  • 250 gr. de cebolla
  • 500 gr. de berenjenas sin pelar
  • 50 gr. de aceite de oliva
  • 4 huevos de codorniz
  • 30 gr. de piñones
  • 1 cucharada de orégano
  • ½ cucharadita de sal
  • una pizca de pimienta molida
  • 2 cucharadas de tomate frito

Este plato es  ideal para las cenas de verano en las que apetece más picar de entrantes que un plato único…es sorprendente porque el aspecto es el de una morcilla pero se trata de algo mucho más ligero. A mi la receta me la dio mi amiga María que además de mandarnos mensajes de ánimo para amenizar las largas semanas laborales de verano de vez en cuando nos envía detalles tan chulos  como este…tal y como me dijo  la hemos hecho con huevos de codorniz que queda estupendo pero si no tuvierais podéis ponerle uno normal.

Elaboración:

1º Cortamos las berenjenas en rodajas y las colocamos en una bandeja o fuente. Echamos sal por encima y las dejamos durante 30 minutos asi expulsarán agua. Cuando pase este tiempo las secamos.

2º En el vaso de la Thermomix, ponemos la cebolla partida en cuartos y trituramos durante 10 segundos, velocidad 4. Sacamos y reservamos en un bol.

3º Echamos las berenjenas en el vaso y troceamos durante 8 segundos, velocidad 5. Tienen que quedar del tamaño de los cacahuetes, así que si es necesario programa más tiempo a la misma velocidad. Con la espátula, bajamos los restos que hayan quedado en la tapa y paredes del vaso hacia las cuchillas.

4ºAñadimos las cebollas, el aceite, los piñones, el orégano, la sal, la pimienta y el tomate. Programamos 15 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.

5º Bajamos los restos que haya en la tapa y en las paredes del vaso hacia las cuchillas y volvemos a programar otros 15 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.

Vertemos en un bol y dejamos enfriar.

6º Escurrimos bien el aceite en el cestillo y servimos en un molde. Freímos los huevos de codorniz y servimos poniéndolos sobre la berenjena.