• Para la base:
  • · 150 g de galletas maría o digestive
  • · 70 g de mantequilla
  • Para el relleno
  • · 200 ml de creme fraîche (nata fresca. Se puede usar normal si no la
  • encuentras)
  • · 400 g de leche condensada (1 bote pequeño)
  • · 600 g queso crema (filadelfia o similar, mejor a temperatura
  • ambiente)
  • · 1 paquete de preparado para flan (para preparar 4 raciones)
  • Para la cobertura:
  • · 300 g de fresas
  • · 1 hoja de gelatina (opcional, la de las fotos no lleva)
  • · zumo de medio limón
  • · 3 cucharadas de azúcar

Mariana nos pasa la receta de esta tarta que hemos hecho y ha sido todo un éxito ! El toque de las fresas naturales la hace muy especial.Os animamos a que probéis a hacerla. Con  ella queremos felicitar a todos los padres, Pepes, Pepas , Joses, Maria Joses , Chemas..un besazo a todas los que nos visitan y leen nuestras recetas. Esperamos que paséis un muy feliz día.

Elaboración:
1º Empezamos preparando la  base de la tarta: trituramos las galletas con ayuda de un robot de cocina, o metiéndolas dentro de una bolsa y golpeándolas con un rodillo, hasta obtener un polvo de galleta fino. Derretimos la mantequilla y mezclamos con la galleta en polvo (debe quedar como arena mojada).

2º Cubrimos la base de un molde desmontable de 20 a 24 cm con papel de hornear, distribuimos encima
la masa de galleta, presionando bien, e introducimos en el congelador mientras preparamos el relleno de la
tarta de queso.

3º Preparamos el relleno de crema de queso: Ponemos todos los ingredientes en un cazo al fuego (fuego lento), removemos con energía hasta que se haya disuelto el sobre de flan y no haya grumos, subimos el fuego y seguimos removiendo sin parar hasta que hierva (puede tardar unos 10 minutos). Retiramos del fuego, y vertemos la crema de queso sobre la base de galleta que teníamos preparada. Llevamos a frigorífico al menos un par de horas, mejor de un día para otro
4º Por último, vamos a preparar la salsa de fresas. Hidratamos la hoja de gelatina en un vaso de agua fría durante 5 minutos, y en un cazo aparte, calentamos las fresas lavadas con el zumo de limón y el azúcar, y removemos constantemente, triturando al mismo tiempo las fresas. Cuando la salsa de fresa esté bien caliente, y triturada a nuestro gusto, incorporamos la gelatina bien escurrida a esta mezcla, removiendo hasta que se disuelva totalmente. Distribuimos la salsa de frambuesa sobre la tarta y se metemos de nuevo en la nevera hasta que vayamos a consumirla. (si no vamos a usar gelatina, basta con triturar las fresas, el azúcar y el zumo de limón y verter por encima)