• Ingredientes:
  • Para la masa:
  • 150 gr de harina.
  • 1 huevo
  • 50 gr de mantequilla
  • 100 gr de azúcar.
  • Relleno de quesos:
  • 350 gr de queso fresco
  • 100 gr de azúcar
  • 100 gr de queso manchego curado
  • 2 yemas de huevo
  • 300 gr de uvas verdes.
  • Para la cobertura:
  • 100 gr de hojaldre congelado.

 

Esta semana nos visitaron en Toledo David y Laura y nos dijeron que les encantaba la tarta de queso…y gracias a Carmen vamos a  poder cumplir sus deseos publicando una nueva receta en la Perica.  Carmen es quien sube al blog esta receta y la preciosa foto . Nosotros estamos deseando probarla porque con esa maravillosa presentación y el toque de uvas y del queso manchego hacen que esta sea una receta muy especial y distinta a las demás. Esperamos que la disfruteis!!

Elaboración:

1º Hacemos la base (podemos utilizar una placa de hojaldre que venden hecho y nos saltariamos este paso): pasamos la harina por un cedazo y la ponemos en volcán en una superficie lisa. Hacemos un hueco y echamos el huevo entero, la mantequilla (muy blanda), el azúcar y una pizca de sal. Con las puntas de los dedos se va formando una masa con todos los ingredientes. La trabajamos un poco y formamos una bola. La tapamos y la dejamos reposar 10 minutos.

Espolvoreamos harina, colocamos la bola y con un rodillo la estiramos con suavidad. A continuación forramos con ella un molde de paredes bajas, recortando la masa que sobresalga, la pinchamos con un tenedor y la metemos al horno precalentado a 180º. La tenemos 15minutos

2º Continuamos preparando el relleno: Batimos el queso fresco con el azúcar y el queso curado, rallado (si es posible con varillas) y agregamos 2 yemas de  huevo. Vertemos esta mezcla en el molde en el que está la  pasta semicocida. A continuación  pelamos las uvas eligiendo las más grandes, las cortamos por la mitad eliminando las semillas y las colocamos por encima de la crema de quesos (boca abajo).

3º Preparamos la cobertura: Cortamos el hojaldre en tiras de 1cm de ancho, las ponemos encima de la tarta sujetándolas por el borde, horizontales y verticales, de forma que quede un enrejado. Después con más hojaldre hacemos un cordoncillo alrededor del borde del molde, como si fuera una cesta y lo pegamos, humedeciendo el hojaldre. Volvemos a meter la tarta en el horno y la mantenemos hasta que las tiras de hojaldre estén doradas. Cuando esté casi fría se desmolda .