• Membrillos (Se puede hacer con 5 o 6)
  • Azúcar (La misma que el peso de los membrillos pelados)

Es una receta de las de siempre, que viene con el comienzo del curso, con los primeros fríos  y las tardes más cortas…Esta receta es de Pepa, cuando empezaba el otoño siempre nos  subía dulce de membrillo. Ella enseñó a hacerlo a Carmen que es quien sube la receta al blog con su foto. Esperamos que os guste.

Elaboración:

1º Para poder pelar los membrillos, conviene “escaldarlos”, hirviéndolos  con su piel durante unos 10 minutos.

2ºLos dejamos enfriar y entonces los pelamos y partimos en trozos toda la carne.

3º Pesamos dicha carne y la ponemos en una cacerola o puchero con la misma cantidad de azúcar. La llevamos al fuego, primero un poco fuerte, pero enseguida moderado, para que no se pegue ni se derrame.

4º Iremos viendo cómo se va poniendo del color característico. La dejamos hervir hasta que comprobemos que está blanda.

5º Dejamos enfriar, (no del todo,  pues vuelve a endurecerse) y entonces empezamos a triturar. Si es posible con Thermomix, o con Turbomix, pues las batidoras las puede romper. En la thermomix la pondremos 30 segundos a velocidad progresiva 5-7. También se puede hacer con picadora y darle un toque final con la batidora.

6º Volvemos a ponerla al fuego y la tenemos otro poco, como 15 minutos. La dejamos enfriar y la vamos poniendo en sus envases, procurando que no sean muy hondos, bien tapados. Se pueden usar de aluminio o de plástico. Se conserva durante mucho tiempo, preferiblemente en el frigorífico.